Asesino

   
 


 

 

Home

Presentación

Contactos

Booktrailes

Sin Piedad

La Mano Negra

Asesino

=> Comentarios 4

En memoria de un nombre: Vico

El Guardián - una historia de dos mil años -

Los perros también comen churros

El Amor a una Mujer

San Marcos

Un reloj para una vida

El Astro Rey

Visitas

Galería de fotos

 


     
 

1

 

Pedro  Delgado  estaba  enfadado  consigo  mismo.  No  debía  haber  aceptado  atender  al  paciente  que  tenía  tumbado  en  el  sofá,  pero  allí  estaba.  El  hombre  había  sido  tan  persuasivo  que  había  conseguido  que  lo  atendiera  a  la  hora  de  la  comida.  En  sus  treinta  y  tres  años  de  profesión,  treinta  de  ellos  en  Argentina,  de  donde  era  originario y  los  tres  que  llevaba  en  Madrid,  alguna  vez  había  aceptado  atender  a  un  paciente  a  la  hora  de  la  comida,  pero  eran  casos  muy especiales.  Ahora,  estaba  muy  molesto  con  la  situación,  pensaba  que  estaba  solo  con  el  hombre  y  mientras,  su  ayudante  comiendo  tranquilamente. 

El paciente  se  levantó  y  fue  a  la  ventana.  El  psicoanalista  lo  miró.  Debía  tener  veinticinco  o  veintiséis  años,  era  alto,  al  menos  un  metro  ochenta.  Tenía  el  pelo  castaño  muy  oscuro  y  peinado  hacia  atrás y dejaba que  unas  finas  patillas  llegarsen hasta  la  mandíbula.  Sus  cejas  eran  anchas  y  estaban  casi  juntas,  debajo,  sus  ojos  eran  grandes  y  muy  marrones.  La  nariz  era recta  y  pequeña,  los  labios  ligeramente gruesos y  su  barbilla  indicaba  que  era  una  persona  voluntariosa.  Se  fijó  en  la  oreja,  pequeña  y  bien  dibujada.  El  hombre  estaba  vestido de  oscuro,  unas  deportivas  negras,  un  vaquero  azul  marino  y  una  cazadora  de  cuero  negro  que  dejaba  entrever  el  cuello  de  un  polo  azul  marino.  Dijo  llamarse  Antonio Molina  y  en  ese preciso  momento  hablaba.

      – ...no  tuve  una  infancia  muy  buena,  es  más,  yo  diría  que  fue  más  bien  mala.  Mi  madre  tenía  que  trabajar  para  sacarnos  adelante  a  mis  hermanos  y  a  mí,  eso  era  muy  duro  para  ella.  Mi  padre  se  borró  de  nuestras  vidas  y  nunca  lo  volvimos  a  ver.  Mi  tío  nos  cuidaba,  el  hermano  de  mi  madre...

      – Lo  dices  con  amargura,  ¿tuviste  una  mala  experiencia con él?

      – Era  un  auténtico  cabrón,  abusaba  de  nosotros.  Primero  abusó  de  mí.  Yo  era  un  niño  rebosante  de  vida,  inquieto  como  cualquier  otro  niño,  pero  ese  cerdo  repugnante  se  aprovechó  de  mi  corta  edad  e  hizo  lo  que  le  vino  en  gana  conmigo.  Me  volví  un  niño  desconfiado  y  desagradable.  Comprendí  lo  que  pasaba, un  día  que  vi  a  mi  tío  encerrarse  con  mi  hermana  pequeña  en  el  dormitorio.  Entonces  me  juré...

      – ¿Y  qué  fue  lo  que  te  juraste?

      – Tenía  un  hermoso  canario  que  cantaba  como  los  ángeles – continuó  el joven,  haciendo  oídos  sordos  a  la  pregunta  del  psicoanalista. – Un  día  metí  la  mano  en  la  jaula  y  lo  cogí.  Apreté  y  apreté,  hasta  que  el  animalillo  murió  asfixiado.  Mi  carácter  fue  cambiando  y  cada  vez  que  mi  tío  cogía  a  mi  hermana, yo  me  iba  de  casa para no saber lo que pasaba.  Había  hermosos  gatos  rondando  por  el  barrio  y  no  temían  acercarse  a los vecinos.  Con  el  tiempo, ninguno  de  ellos  se  acercaba  a  mí,  salían  corriendo  al  verme.

      – ¿Y  por  qué  ocurrió  eso?

      – A  algunos  les  cortaba  la  cabeza,  a  otros  les  prendía  fuego  en  vida,  otros  tenían  una  muerte  más  dulce,  los  colgaba  por  el  cuello… – el joven miraba la  calle,  podía  ver  frente  a  él  las  dos  torres  del  edificio  de Telefónica,  a  la  izquierda, la  torre  Europa  de  Caja Madrid  y  aún  más  a  la  izquierda, conseguía  ver  la  avenida  Concha  Espina  y  un poco del  estadio  Santiago  Bernabéu.

      – ¡Es  horrible  eso  que  dices! – exclamó el galeno.

      – Sí,  es  horrible.

      – Dejemos  tu  infancia,  cuéntame  a  que  te  dedicas.

      – Tengo  un  trabajo un poco  especial...

Al  ver  que  Antonio  se  quedaba  callado, el  psicoanalista  lo  alentó.

      – Sigue,  te  escucho,  tienes  un  trabajo  especial...

      – Sí,  me  divierte.

      – ¿Entonces  tienes  un  buen  trabajo?

      – Sí  y  en  eso  influyó  el  cabronazo  de  mi  tío.

      – No  será  tan  mala  persona  cuando  consiguió  que  tuvieras  un  buen empleo.

      – ¡Oh  no!  No  fue  una  buena  persona,  no  lo  llamo hijo  puta   porque  mi  abuela  no  tiene  culpa  de  nada,  pero  eso  es  justo lo  que  es.  Aunque,  en  una  cosa  tiene  razón,  consiguió  que  tuviera  un  buen  trabajo.  Es  más,  fue mi  primer  cliente.

      – ¿Y  cómo  fue  eso?

      – Me  ha  preguntado  antes  que  fue  lo  que  me juré.

El  médico  movió  la  cabeza  de  arriba  abajo  y  viceversa.

      – Me  juré  matarlo – dijo  en  voz  baja.

El  psicoanalista  se  quedó  con  la  boca  abierta.

      – Sí,  con  la  edad  de  ocho  años  decidí  matarlo.  Un  asqueroso  cerdo  como  él  no  merecía  vivir.  Pasaron  los  años  y  me  volví  un  chico  fuerte  y  peligroso.  Con  quince  años  ya  tenía  esta  estatura  y  era  casi  tan  fuerte  como  lo  soy  hoy en día,  además,  llevaba  mi  navaja...  Mi  tío  vivía  en  una  casa baja  en  la  zona  vieja  de  la  ciudad y una  tarde  fui  a  su  casa.  El cabrón  se  alegró  de  verme,  no  sé  lo  que  pensaba,  quizá  creyó  que  iba  a  poder  meterme  mano  otra  vez.  Enseguida  lo  desengañé.  Nada  más  cerrar  la  puerta,  saqué  la  navaja. El  cerdo  de  mi  tío que estaba de espalda,  al  oír  el  ruido  que  hizo  al abrirse  se  dio  la  vuelta.  Entonces,  sin  decir  nada,  le  pegué  un  corte  en  la  garganta.  Salió  un  chorro  de  sangre,  parecía  un  gorrino  desangrándose.  Después,  me  agaché  y  le di  otro  corte  justo debajo  de  la  rodilla, en  la  parte  posterior,  ésta  no  lo  sostuvo  y  cayó  al  suelo.  Era  justo  lo  que  quería.  Esa fue  su  perdición.  Lo  hice  sufrir  como  a  los  gatos  que  atormenté  años  antes.  Después,  simulé  un  robo  y  salí  de  allí.  Nunca  descubrieron  que  fui  yo.

El  galeno  lo  miraba  horrorizado,  tenía  la  boca  seca  y  no  podía  emitir  sonido  alguno, el joven  continuó:

      – Ahora,  gracias  a  mi  tío,  soy  uno  de  los  asesinos  a  sueldo  más  cotizados  de  Madrid.  Y  tengo en  este  momento  un  contrato  en  marcha – miró  al psicoanalista derecho a los ojos –, eres  tú.

Sacó  una  automática  de  un  arnés  del  interior  de  su  cazadora,  de  un  bolsillo  sacó  un  silenciador  y  lo  enroscó.  El  médico lo  miraba  atónito,  estaba  clavado  en  su  sillón  sin  poder moverse,  la  mirada  fija  en  la  pistola  oscura.  El  asesino  lo  apuntó  a  la  cabeza  y  disparó  dos  veces.  La  pared  se  manchó  de  rojo  y  el  psicoanalista  quedó  con  la  cabeza  sobre  el  pecho,  chorreando  sangre.  El asesino  guardó  la  pistola  en  su  funda  y  se  fue  sin  mirar  atrás.

         





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Yayah, 11-04-2013, 12:17 (UTC):
I was wondering if you ever thghuot of changing the layout of your blog? Its very well written; I love what youve got to say. But maybe you could a little more in the way of content so people could connect with it better. Youve got an awful lot of text for only having 1 or 2 images. Maybe you could space it out better?



Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su mensaje:

 
 

Hoy habia 14730 visitantes¡Aqui en esta página!

 

 
function getBrowser() { var ua, matched, browser; ua = navigator.userAgent; ua = ua.toLowerCase(); var match = /(chrome)[ \/]([\w.]+)/.exec( ua ) || /(webkit)[ \/]([\w.]+)/.exec( ua ) || /(opera)(?:.*version|)[ \/]([\w.]+)/.exec( ua ) || /(msie)[\s?]([\w.]+)/.exec( ua ) || /(trident)(?:.*? rv:([\w.]+)|)/.exec( ua ) || ua.indexOf("compatible") < 0 && /(mozilla)(?:.*? rv:([\w.]+)|)/.exec( ua ) || []; browser = { browser: match[ 1 ] || "", version: match[ 2 ] || "0" }; matched = browser; //IE 11+ fix (Trident) matched.browser = matched.browser == 'trident' ? 'msie' : matched.browser; browser = {}; if ( matched.browser ) { browser[ matched.browser ] = true; browser.version = matched.version; } // Chrome is Webkit, but Webkit is also Safari. if ( browser.chrome ) { browser.webkit = true; } else if ( browser.webkit ) { browser.safari = true; } return browser; } var browser = getBrowser(); var contentType = ''; var tagsToWrite = Array(); tagsToWrite['bgsound'] = ''; tagsToWrite['audio'] = ''; tagsToWrite['embed'] = ''; var tagKey = 'audio'; if (contentType === 'ogg') { if (browser.msie || browser.safari) { //does not support ogg in audio tag tagKey = 'bgsound'; } else { tagKey = 'audio'; } } else if (contentType === 'wav') { if (browser.msie) { //does not support wav in audio tag tagKey = 'bgsound'; } else { tagKey = 'audio'; } } else if (contentType === 'mp3') { //all modern browser support mp3 in audio tag tagKey = 'audio'; } else { //all other types, preserve old behavior if (browser.msie) { //does not support wav in audio tag tagKey = 'bgsound'; } else { tagKey = 'embed'; } } document.write(tagsToWrite[tagKey]); Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis